En pana

MARTÍN CINZANO
NOVELA
EDICIÓN LAUREL: SEPTIEMBRE DE 2016

Hace tiempo que no leía algo tan bueno. En pana puede leerse como una autobiografía –porque es la biografía de unos autos– o un ménage à trois entre novela, ensayo y poesía, o una exagerada nota al pie acerca del copiloto como un pequeño dios. Martín Cinzano ha escrito un libro inolvidable, muy divertido, melancólico, vertiginoso e introspectivo: callejero, carretero y carrilero. Alejandro Zambra

Un libro extraño, divertido e inusual. Una memoria escrita sobre el capó de los distintos carros por los que circuló el autor. Gabriela Alemán

Cinzano apuesta por el fragmento para indagar en sus recuerdos, para reírse de la literatura autobiográfica, para armar una historia leve y divertidísima, en la que convida a otros escritores que alguna vez escribieron sobre autos: Enrique Lihn, Bolaño, Nicanor Parra, Gonzalo Millán, José Ángel Cuevas son algunos de los citados, que parecen conformar también su universo de referencias, donde resalta sobre todo la lengua chilena que es capaz de reconstruir, de usar, de manosear y, así, darle una vida nueva. Diego Zúñiga

x

Dice el autor:

En pana empezó como un cuento en el que alguien nunca aprende a manejar y se queda solo. Los primeros cuatro o cinco fragmentos estuvieron durante algún tiempo tirados por ahí; después, ciertos peligrosos episodios peatonales me hicieron volver a él con una pregunta acerca de los autos como hostiles habitantes urbanos, sobre los cuales ese alguien –que se queda solo– no tenía control alguno. Esa extrañeza me pareció, y me parece, mejor material para un ensayo que para un cuento: si tú quieres, la pregunta por la subjetividad efectivamente rodeada de objetos incomprensibles (el narrador de Perec, en Las cosas, diría: inalcanzables). Eran, y son, varias las preguntas, pero por lo menos dos certezas, eso sí, habían en todo esto: nunca voy a aprender a manejar y tampoco voy a largarme con una novela; estas dos certezas se relacionan porque ambas tienen que ver con un camino (por muy corto que sea) y con un saber manejar(se), aunque de vez en cuando te pierdas (o eso dicen los novelistas). Pero, como siempre ocurre cuando uno se mete en un lío, lo terminas hallando desplegado en cualquier parte, ¿no te pasa?: en la frase callejera, en el grito de un amigo, en una película, en un poema. Hacia donde yo mirara, fuera o dentro de la casa, fuera o dentro de los libros, y por supuesto en la biografía, estaban los autos, las micros, los atropellados, o cualquier mínima cosa relacionada con ellos. Esos «espacios», ir hacia ellos y abandonarlos, creía yo, eran los desvíos ideales para no escribir una novela. Bueno, seguramente me equivoqué. Pero créeme: aún extraño ese cuento no escrito.

Intentaste no escribir una novela y algo

salió mal. Procuraste dejar tornillos sueltos

(panas, las llamaste)

pero te arrastró te sedujo te importó

el motor que le llaman

narrativo.

Todavía sin embargo la puedes

no escribir. Todavía la puedes

deshuesar.

Un abrazo,

M. C.

x

En pana en la prensa

En pana. Una auto-biografía | Revista Dossier

Escritor que no sabe manejar recuerda su vida en automóvil | LUN

Otras historias, otras lenguas | Revista Qué Pasa

Carrera de obstáculos | Revista Santiago

En pana | Revista Sábado

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s